Poca gente sabe que desde hace más de 200 años, ésta emblemática pieza se usaba como lavadero de ropa, para llevar a cabo las matanzas o para hacer jabones. Hoy, es también seña de identidad de nuestras costumbres y tradiciones.

Uno de los artículos favoritos que sigue siendo tendencia en decoración de exteriores o interiores, por su gran belleza y sobretodo, por su valor histórico.

Lebrillo de los girasoles

95,00 €Prec